CONTROL ALTERNATIVO DE LA VARROASIS (VARROA DESTRUCTOR) CON PREPARADOS DE TIMOL EN COLMENARES PROFESIONALES DE ANDALUCÍA

La varroosis, una parasitosis externa ocasionada por el ácaro Varroa destructor, es el principal problema sanitario que afecta a la abeja de las colmenas Apis mellifera a nivel mundial. Para combatirla se han venido utilizando diferentes productos químicos que en el transcurso del tiempo han ocasionado resistencias por parte del ácaro y residuos en los productos apícolas.

Para evitar estos problemas se ha buscado un tratamiento alternativo con una sustancia de origen natural que además sea suficientemente eficaz, asequible  y fácil de administrar para apicultores profesionales.

Con este fin se realizaron una serie de ensayos en el laboratorio y en el colmenar experimental del Centro Andaluz de Apicultura Ecológica de la Universidad de Córdoba, así como en colmenares de apicultores profesionales de Andalucía (sur de España).

En los ensayos de laboratorio se estudió el efecto acaricida de los aceites esenciales de ortiga, menta, tomillo y ruda así como de las sustancias heptil-metil-cetona y nonil-metil-cetona. Se seleccionó el aceite esencial de tomillo por tener el mayor % de varroa caída y muerta en cualquiera de los periodos estudiados (100% a las 24 horas).

En los ensayos del colmenar experimental, los tratamientos con Apilife-Var® (timol 76%, eucaliptol 16,4%, mentol 3,3% y alcanfor 3,8%) y un  preparado de timol con aceite de oliva sobre esponja de floristería (Oasis®) tuvieron una eficacia de 81,26% y 85,88% respectivamente, no habiendo diferencias estadísticamente significativas entre ellos (p<0,05). No se observó merma en la población de abejas y cría y los residuos de timol no sobrepasaron los niveles que afectan la calidad organoléptica de la miel. El preparado de timol resultó más económico que el producto comercial Apilife-Var®.

A pesar de que se asume que el timol actúa por evaporación, en las condiciones ensayadas se observó que era necesario el contacto de las abejas con el preparado de timol para que éste ejerciera su mayor acción acaricida. La eficacia con contacto ascendió a 83,67% mientras que sin contacto llegó a 58,12%, siendo estas diferencias estadísticamente significativas. Esta circunstancia tiene gran transcendencia en la forma de aplicación de esta sustancia.

Dado que la mayoría de los colmenares profesionales de Andalucía son Layens, el tratamiento con los anteriores preparados de timol resultó inviable, pues en este tipo de colmena los cabezales de los cuadros están cerrados y las abejas no pueden acceder a los tratamientos situados sobre los cuadros ni los vapores de esos tratamientos introducirse entre los panales.

Por consiguiente, en los colmenares profesionales se ensayó un tratamiento de timol en tiras de cartón con vaselina filante, que puede ser introducido entre los panales, alcanzando una eficacia de 91,84%, que se considera adecuada para el control de la varroa en este tipo de colmenas.

Como consideración final, los tratamientos con timol pueden ser útiles para el control de la varroa si se usan como una herramienta más, dentro de un control o estrategia integral, con otros tipos de tratamientos y medidas de manejo. En este sentido, las condiciones climatológicas, las características de las colonias y la realización de tratamientos coordinados son tan importantes como la propia sustancia o producto empleado. Además, es necesario cierto aprendizaje y experiencia para un uso exitoso de los mismos.