Curar sin riesgos

Mastitis, diarreas y otras muchas afecciones veterinarias pueden tratarse mediante la homeopatía, una herramienta cada vez más extendida, que resulta básica en la producción ganadera ecológica. Con la homeopatía veterinaria puede evitarse, por ejemplo, el abuso de antibióticos al que se ve sometida la ganadería convencional intensiva y que provoca que los microorganismos se hagan resistentes a determinados fármacos, con el riesgo que esto implica para la seguridad alimentaria de las personas.

Según la OMS, Organización Mundial de la Salud, actualmente se utilizan más antibióticos en la producción de alimentos que en la atención médica a personas. Este dato, sin duda, puede tener sus consecuencias en la salud humana. Para evitar problemas en este sentido, existen terapias ecológicas como la homeopatía y la fitoterapia que, a diferencia de los antibióticos de síntesis, no provocan resistencias bacterianas, algo muy común en granjas industriales y en hogares con mascotas tratadas de forma convencional. Estas resistencias están relacionadas con 25.000 muertes al año en la UE, por la pérdida de efectividad de los antibióticos, especialmente cuando se abusa de ellos.

Las terapias ecológicas van ganando cada día más adeptos y apoyo científico, e incluso mayor interés por parte de compañías fabricantes de medicamentos. A nuevos retos, nuevos remedios. Como ejemplo de ello, el Servicio de Certificación CAAE ha desarrollado una Norma privada para la Certificación y promoción del uso de Insumos Green para la producción ecológica y libre de uso de antibióticos de síntesis, que pretende aportar herramientas naturales higiénico-sanitarias para la ganadería ecológica y la producción libre de uso de antibióticos.

La homeopatía veterinaria funciona estimulando el organismo de los animales con el fin de desencadenar acciones tanto preventivas como curativas. Lógicamente, son muchos otros aspectos adicionales los que, en ganadería ecológica, contribuyen a prevenir enfermedades animales, todas ellas ligadas al correcto manejo, de cara al bienestar animal (alimentación, condiciones de estabulación, etc.). En este sentido, la homeopatía y la fitoterapia se dibujan como terapias especialmente efectivas, además de inocuas.

Los preparados homeopáticos no actúan químicamente, sino que regulan el equilibrio global del animal para que se activen sus propias vías de autocuración. Para ello se recurre a sustancias que se acogen a la conocida como “Ley de Similares”. Esta ley, principio básico de la homeopatía, sostiene que las sustancias capaces de provocar determinados síntomas en sujetos sanos son, a la vez, capaces de curar a aquellos enfermos que padecen síntomas similares.

Otra regla elemental de la homeopatía es que el remedio utilizado no puede generar ningún tipo de daño, con lo que el bienestar animal y la seguridad alimentaria de las personas quedan garantizados. No deja residuos en la carne o en la leche, huevos, etc. y en el caso de sobredosis no causan intoxicaciones en los animales. Además, estas terapias presentan muy baja capacidad de contaminación ambiental.

Sobre éste y otros temas relacionados versará el evento que los próximos días 8 y 9 de junio reunirá en Córdoba a casi 500 expertos europeos del sector de la alimentación animal. Se trata de la celebración conjunta del V Congreso AFACA y el XXVIII Congreso de FEFAC, instituciones que representan al sector de fabricantes de piensos a nivel nacional y europeo, respectivamente.