El sector ecológico aplaude el rechazo del Consejo Europeo al nuevo borrador del Reglamento

España es líder en producción ecológica, por lo que para este sector, a nivel nacional, resulta indispensable seguir trabajando en el borrador del Reglamento europeo sobre la Producción Ecológica y su Etiquetado. La propuesta sometida a votación, y rechazada por 17 de los 28 ministros, presenta importantes fallos y carencias. Por ello, para Ecovalia y el resto de entidades representativas de prácticamente el 80% del sector, la falta de acuerdo supone un respiro, a pesar de las presiones del Parlamento por que se consiga un acuerdo lo antes posible. La Junta Directiva de Ecovalia, reunida hoy, ratifica que no es posible contar con el apoyo del sector al nuevo Reglamento si no se salvan los puntos conflictivos.

En España, las 8 organizaciones que representan alrededor del 80% del sector ecológico, entre las que se encuentra ECOVALIA, han mostrado su satisfacción ante el resultado de las votaciones. Según Álvaro Barrera, presidente de Ecovalia, “afortunadamente, 17 ministros del Consejo Europeo ha frenado el acuerdo, lo que permite seguir trabajando en aspectos muy conflictivos de la propuesta, que claramente minaban los intereses del sector”. Estos aspectos se recogían hace unos días en un comunicado dirigido por estas entidades a la Ministra de Agricultura de nuestro país, pidiéndole que se pronunciara en contra del acuerdo.  Entre dichas deficiencias, destaca que el texto sometido a votación se aleja de la unidad de criterio que debe existir a nivel europeo, permitiendo a los Estados Miembros establecer sus propios parámetros en diversos aspectos.

Otro punto conflictivo del documento es que no exige la certificación a pequeños productores que se adhieren a la venta directa, lo que podría derivar en una pérdida clara de trazabilidad y, por tanto, se podría ver afectada la credibilidad y garantía que ofrece el sistema de control oficial.

Por otra parte, también habría que seguir trabajando en el listado de sustancias autorizadas que recoge el borrador, que no incluye algunas naturales que, de forma recurrente, se usan en agricultura ecológica, sino que “la nueva propuesta de acuerdo dirige la lucha contra plagas y enfermedades hacia el uso únicamente de pesticidas comerciales, reduciendo las herramientas de las que disponen los productores para un adecuado control fitosanitario”, explica Évelyne Alcázar, Directora de Internacional de Ecovalia. España, como país meramente productor, se vería muy afectado por esta restricción. Otros aspectos que el sector entiende que hay que seguir perfilando son los controles periódicos de las explotaciones, las llamadas demarcated bed o la limitación del uso de juveniles no-ecológicos en acuicultura.

 Los productores y elaboradores ecológicos son los primeros interesados en que se despejen cuanto antes las dudas de su futuro Reglamento, pero no es posible contar con el apoyo del sector si no se resuelven estos y otros aspectos. Hasta entonces es preferible retrasar la aprobación e impedir los muchos problemas que podría generar a este sector. “Es fundamental -añade Álvaro Barrera, presidente de Ecovalia- que un texto que no va a poder modificarse en mucho tiempo cuente con la suficiente solidez para asegurar que el desarrollo de la producción ecológica siga siendo positivo y que el nuevo Reglamento no se transforme en un obstáculo que pueda desacreditar o deshacer el buen trabajo realizado hasta ahora”.

Pero la posibilidad de seguir trabajando en el documento legal no está exenta de presiones. Según comunicó ayer en una rueda de prensa el portavoz de Agricultura del Parlamento Europeo, Martin Haüsling, “el Parlamento no entiende por qué el Consejo ha roto la negociación”, apelando a su responsabilidad para tratar de conseguir un acuerdo lo antes posible, ya que en su opinión “prolongar un cambio en la regulación europea ecológica, puede dañar mucho al sector y es necesario reforzar la confianza de los consumidores.” El presidente del Parlamento en materia de Agricultura, Czesław Adam Siekierski, ha añadido que no es responsabilidad del Parlamento, sino de la Comisión Europea, decidir si la propuesta se retira o se continúa trabajando. También ha enfatizado que “todavía hay una posibilidad de continuar avanzando para alcanzar un acuerdo antes del próximo 1 de Julio”, fecha fijada en Luxemburgo para el último Trílogo antes del cambio de Presidencia.