El consejero andaluz de agricultura destaca el papel de la producción ecológica

El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, se ha reunido hoy en Sevilla con varios miembros de la Junta Directiva de Ecovalia, con su presidente a la cabeza, Álvaro Barrera. El encuentro ha servido de primera toma de contacto con el nuevo consejero, quien ha destacado que el sector ecológico “tiene mucho que aportar en los próximos años ante los retos de seguridad alimentaria, protección del medio ambiente, lucha contra el cambio climático y equilibrio territorial”.

Apoyándose en datos objetivos del crecimiento mantenido del sector, Sánchez Haro ha celebrado la posibilidad de mantener esta reunión con el presidente, la secretaria general y varios vocales de Ecovalia, dada la privilegiada posición que la entidad ocupa actualmente como referente a nivel europeo. Durante el encuentro, el consejero andaluz ha podido conocer la evolución no sólo del sector, sino también experiencias concretas dentro del mismo, gracias a la presencia de diversos vocales de la asociación que lideran empresas ecológicas (ligadas tanto a la agricultura, como a la ganadería y a la industria), que ejemplifican la imparable trayectoria del sector. El presidente de Ecovalia ha manifestado su satisfacción al comprobar que “la Junta de Andalucía sigue apostando por la producción ecológica y estamos seguros de que se mantendrán y se incrementarán los recursos destinados a la agricultura ecológica, ya que es la única manera viable y sostenible de producir alimentos y, además, se trata de un área estratégica para el gobierno de Andalucía”. Rodrigo Sánchez ha recordado que se han puesto ya en marcha diversas medidas enmarcadas en el III Plan Andaluz de Producción Ecológica, Horizonte 2020, que cuenta con un presupuesto total de más de 300 millones de euros. Entre los objetivos de esta planificación se encuentra la consolidación del crecimiento de las técnicas sostenibles en Andalucía para “mantenernos como referente en el ámbito nacional y europeo”, y el fortalecimiento de la competitividad económica y ambiental de las explotaciones y agroindustrias ecológicas. Asimismo, también persigue impulsar el conocimiento y el consumo de estos alimentos por parte de la población y mejorar su comercialización tanto en el mercado local como en el nacional e internacional.